Ciberdelincuente intenta envenenar suministro de agua

Un actor de amenazas accedió de forma remota al sistema de TI de la planta de tratamiento de agua de Oldsmar, Florida (USA), y elevó los niveles de hidróxido de sodio en el agua. El ataque ocurrió solo dos días antes de que el Super Bowl LV de la NFL se llevara a cabo cerca de Tampa Bay, según las autoridades locales.

Un operador en la planta notó por primera vez una breve intrusión el viernes 5 de febrero, alrededor de las 8:00 am, dijo el alguacil del condado de Pinellas, Bob Gualtieri, en una conferencia de prensa sobre el incidente el lunes.

Alguien accedió de forma remota al sistema informático que el operador estaba monitoreando y que controla los niveles de químicos en el agua, así como otras operaciones, dijo.

Al principio, el operador «no pensó mucho en eso» porque es normal que sus supervisores usen la función de acceso remoto para monitorear la pantalla de su computadora en ocasiones, dijo Gualtieri. Sin embargo, alrededor de la 1:30 pm alguien volvió a acceder de forma remota al sistema informático y el operador observó el mouse moviéndose en la pantalla para acceder a varios sistemas que controlan el agua que se está tratando, dijo.

Durante la segunda intrusión, que duró de tres a cinco minutos, el intruso cambió el nivel de hidróxido de sodio en el agua de 100 partes por millón a 11.100 partes por millón, «un aumento significativo y potencialmente peligroso», dijo Gualtieri.

«El hidróxido de sodio, también conocido como lejía, es el ingrediente principal de los limpiadores de drenaje líquidos», dijo. «Se utiliza para controlar la acidez del agua y eliminar metales del agua potable en plantas de tratamiento de agua».

Afortunadamente, el operador cambió rápidamente el nivel a la normalidad después de la intrusión y alertó a los supervisores.

Ahora, las unidades cibernéticas del Servicio Secreto y del FBI están tratando de determinar quién está detrás del ataque y si fue alguien en los Estados Unidos o en el extranjero. Ocurrió apenas dos días antes del Super Bowl en una ciudad a unas 30 millas de distancia del Estadio Raymond James.